Música y rock como ideología

The Rolling Stones

PCV. — El historiador David Fowler, profesor de la Universidad de Cambridge, acaba de publicar una investigación sobre la cultura juvenil en Gran Bretaña. Y ha sacado ronchas, pues su tesis más publicitada es que The Beatles y The Rolling Stones nunca fueron los abanderados de un movimiento o una cultura juvenil. Por el contrario. Dice Fowler: «Eran jóvenes capitalistas que […] explotaron a los jóvenes promoviendo una cultura de ciega adoración de los fans, griterío insensato y consumismo pasivo entre los adolescentes».

En resumen, y tomando letras de Los Prisioneros, «querían dinero». Y la juventud, contrario a lo que se sostiene, plantea Fowler, no emergió en los 60 —lo habría hecho en el periodo de entreguerras— pues acá se quebró y entró en su decadencia y arrogancia rebelde.

El escritor Fabio Salas Zúñiga es uno de los estudiosos chilenos de la música y su identidad. En El rock: su historia, autores y estilos, Salas adelanta algunas características del género y sus fenómenos propios que pueden orientar en su comprensión: «De muchacho humilde a estrella de rock —señala al referirse a Brian Jones, el suicida miembro de los Stones— hay un trecho que envuelve y que atrapa con su influjo caníbal». Una fuerza irresistible dentro del rock altera al individuo.

La pregunta que emerge es enfática: ¿corrompe la industria musical el anhelo inicial del músico rupturista y comprometido o sólo se trata de personajes portadores de una hipocresía oculta y escurridiza; es decir, en el discurso el fanático es un «compañero», un igual, un miembro de la misma cruzada juvenil, pero en la industria es un consumidor? ¿Qué ideología transporta el rock? ¿O no comunica nada y sólo recibe en efectivo? Fowler compara, y en esto es claro, a los Beatles con el fenómeno de las Spice Girls en los 90.

Por su parte, Salas entrega algunas claves para analizar a los Stones: «Todo es cuestión de ver desafectadamente lo propuesto por estos quintillizos de los sesenta: atreverse a vivir la propia individualidad sin miedos y aventarse con los riesgos de la aventura». Imagen sincera de unos ingleses de clase media que redefinieron, dice Salas, el concepto de banda.

Y sobre los Beatles delinea una imagen icónica, paradigmática dentro del curso natural de la música en el siglo XX y que se contrapone a la postura de Fowler: «[la banda]se transformó en el portavoz unánime de una generación única en la historia de la cultura occidental, otorgándole a la música un carácter testimonial inédito hasta entonces […] Ellos plasmaron en el pop la imagen del artista conectado sensiblemente con la problemática de su tiempo y eso lo proyectaron en su música».

Respete la Licencia Creative Commons

Categorías:MúsicaEtiquetas: , , , , , , ,

4 Comments

  1. Miguel Vásquez

    Cuando hablamos de los Stones hablamos del desenfreno auténtico, sin medias tintas, y capaz de generar anticuerpos con sellos discográficos, ministros de la corona, y más de algún cura moralizante. Lo cierto es que Fabio Salas, a quién tengo el agrado de conocer por su interesante OFC, no es lo suficientemente objetivo para hablar de los Beatles, desvíando el argumento entre pioneros y popularizadores. Lo claro es tambien imparcial, y el comienzo de los fab four fueron baladas bastante ínsipidas en cuanto a líricas se refieren. El genio en potencia de Lennon fue creciendo en el tiempo y nadie lo pone en duda. Pero hablando de revolución, es otro contempóraneo el que ya daba cátedras si de creación literaria se habla. Sí, de mr. Zimmerman hablo. Ahora con respecto a la comparación de Fowler, no comments.

  2. Patricio Contreras

    Por ahí se dice que mientras los Beatles y su acartonado estilo —mirado desde hoy— revolucionaron el sonido, al otro lado del Atlántico un poeta y cantante de origen judío —Bob Dylan— hizo lo propio con las letras. Y a partir de esta mezcla prodigiosa cambió la música.

  3. No me parece raro leer que estos grupos sobre idealizados no sean más que pantalla de lo revolucionario y que toda su música y estilo no haya hecho más que responder a una necesidad, moda o estilo de su tiempo. Sin embargo, discrepo con un personaje en partícular: John Lennon. Este personaje fue encarcelado el día en que nació su segundo hijo, ya que tenía ideas demasiado contrarias a lo que el gobierno de EE.UU pensaba. Posteriormente John fue asesinado por sus ideales. Me gustaría compartir con ustedes un documental de su vida en sus últimos años, donde se demuestra que Lennon no es personaje cualquiera y que lo que hace no lo hace por moda sino por amor. “Los Estados Unidos contra John Lennon”, aquí pueden ver el trailer.

    Power to the people

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s