Así conseguí los primeros dos mil suscriptores de mi boletín Sala de herramientas

Una hoja de ruta muy personal para hacer crecer una base de datos.

Internet está repleto de artículos sobre cómo llegar a los primeros mil suscriptores de un boletín. Es cosa de hacer una búsqueda rápida y te encuentras con esto:

Podría haber pegado más títulos pero me aburrí…

Para quienes hacemos boletines individuales los mil suscriptores es una cifra mágica y, a la vez, imaginaria: cruzar ese umbral no es garantía de nada y, sin embargo, todos — conciente o inconcientemente—perseguimos ese número.

Para ir contra la corriente este artículo intentará explicar cuál fue el camino para llegar a los dos mil suscriptores de mi boletín Sala de herramientas. Esto no es un recetario ni un modelo para repetir; es una experiencia particular que se nutrió de muchas técnicas y maniobras para alcanzar el santo grial de los productos digitales: el crecimiento de la base de suscriptores.

Primero te explicaré en qué consiste el boletí. Después comentaré tres acciones concretas que me ayudaron para llegar a más personas. Y finalmente mencionaré brevemente otras tácticas que aún estoy probando.

Un poco de contexto

Sala de herramientas es un boletín que envío todos los viernes a través de Substack. En cada entrega comparto ideas, recursos, herramientas y tutoriales para profesores virtuales, trabajadores remotos y procrastinadores (sí, me gusta perder el tiempo).

Es lo que podríamos llamar un boletín de curatoría, con algo — un poco, una pizca — de experiencias personales.

Empecé a enviarlo a fines de abril de 2021 y ya llevo más de 75 ediciones publicadas.

Al momento de escribir este artículo acumula 2.002 suscriptores. Este es el número con el que calcularé porcentajes y otros datos.

Cómo hice crecer la base de suscriptores

1. Consistencia

Dice Josh Spector, autor del boletín For The Interested: “La consistencia facilita que a las personas les importe tu boletín”.

¿Qué puedo decir? Bueno, estoy completamente de acuerdo contigo, Josh.

En su primer año de vida Sala de herramientas sumó 911 suscriptores. La clave para llegar a ese número fue la consistencia en la fecha de publicación: viernes a las 07:00 de la mañana, hora de Chile.

Entre el 30 de abril de 2020 y el 30 de abril de 2021 envié 49 ediciones semanales, el mismo día y a la misma hora (con una única pausa durante el mes de febrero). Mi horizonte era uno solo: establecer y respetar un pacto de regularidad con quienes me han abierto la puerta de su bandeja de entrada de correo.

El siguiente gráfico muestra la evolución de la base de suscriptores durante el primer año. A simple vista, ninguna sorpresa: un crecimiento estable y permanente.

El periodo sin cifras es el mes de febrero de 2021: ¡vacaciones!

En promedio, cada semana sumé 18,5 suscriptores (un 5,63 por ciento cada siete días). Si descuento los 72 suscriptores iniciales — familiares, amigos, conocidos, etc. — , el promedio de crecimiento semanal baja a 17,1. Es decir, cada día unas dos o tres personas escribían su correo para recibirlo.

Lo importante fue que en este periodo la base de suscriptores nunca se estancó. O, peor, decreció.

Mi aprendizaje: la escritura de boletines depende de la construcción de hábitos del suscriptor. Respetar el día y hora de envío es fundamental. No hay que desesperarse si la cosa va lenta, lo que no significa descuidar las señales de estancamiento o ralentización.

2. Twitter

El 16 de septiembre de 2021, cuando su boletín Platformer cumplió un año de vida en Substack, Casey Newton reflexionó sobre los aprendizajes de la experiencia y compartió su maniobra de crecimiento: “La única forma de que un [boletín de] Substack crezca es a través de tuits”.

Suscribo la idea de Newton, pero aporto un matiz: depende del tipo boletín (de curatoría, de ensayo, de noticias, etc.) y del uso que hagas de las plataformas de distribución.

A mí me tomó más de un año entender cómo compartir el valor de mi boletín en otras plataformas.

El 4 de mayo de 2021 — aún con un poco más de 900 suscriptores —, publiqué un hilo en Twitter con 18 recursos que compartí en el boletín durante el mes de abril, desde una alternativa gratuita a Photoshop hasta un buscador de museos. El último tuit del hilo era una invitación para que se suscribieran al boletín.

El hilo se compartió casi 700 veces, tuvo más de 160 mil impresiones y generó 11 mil interacciones. Ah, y trajo 240 nuevos suscriptores en dos días, una cifra que el 2020 me tomó casi tres meses.

Mi actividad en Twitter ha sido fundamental para el crecimiento de Sala de herramientas: del total de 2.002 suscriptores, 784 llegaron a través de esta red social (un 39,1 por ciento). La segunda y tercera fuente de origen son muy marginales: Youtube (65, un 3,2 por ciento) y Google (64, un 3,1 por ciento).

Los hilos de Twitter desataron una fuerza que desconocía. Este gráfico muestra cómo las aperturas únicas casi se duplicaron a contar de mayo de 2020:

Mi aprendizaje: confía en el boca a boca, pero diseña tácticas para plataformas específicas. Más que pensar en compartir tu boletín con un megáfono (“¡Hey, publiqué esto, mírenlo!”), preocúpate de transferir valor y aportar algo significativo para la vida de otras personas. Puede que demores en descubrir qué —repito: a mí me tomó más de un año — pero la espera vale la pena.

3. Promociones cruzadas

En su plan de cinco días para hacer crecer un boletín, Josh Spector recomienda que en el quinto día pongas tu esfuerzo en las promociones cruzadas: una recomendación más personal y genuina entre dos boletines.

¿Sus principales características?

  1. Es fácil de hacer.
  2. No cuesta dinero.
  3. ¡Y funciona!

¿Cómo hacerlo? Janel Loi, creadora del boletín BrainPintentrega una idea clave: “La mejor manera de encontrar socios de promoción cruzada es enviar un correo electrónico a quienes hacen boletines que te gustan. Tus suscriptores probablemente disfrutarán un boletín que tú ya disfrutas”.

Hasta el momento he realizado tres promociones cruzadas con otros boletines que me gustan mucho:

La experiencia ha sido genial. Solo un ejemplo. En mayo de 2021 hice la promoción cruzada con el boletín de Alan. Cuando él envió su recomendación de Sala de herramientas sumé 17 suscriptores en un par de horas. Yo hice lo propio al día siguiente y creo que también fue beneficioso para él (en su siguiente boletín empezó diciendo esto: “Hay muchas caras (?) nuevas por acá. Gracias por sumarse, espero que sea de su agrado el newsletter”).

Así fue la recomendación que hizo Alan.

Mi aprendizaje: las promociones cruzadas no son solo para ganar suscriptores: es un mecanismo de transferencia de valor para tus suscriptores, tu boletín, el boletín que recomiendas y la comunidad que lo recibe. Úsalas sabiamente, no abuses del recurso, no busques solo masividad. La promoción cruzada es un acto de generosidad, no solo de crecimiento.

Palabras al cierre

En este artículo describí tres acciones concretas que me han ayudado para hacer crecer la base de suscriptores de Sala de herramientas. Twitter sin duda ha sido esencial, pero hay otras rutas posibles.

Algunas son incontrolables, como el siempre vigente boca a boca, que se mueve de maneras subterráneas en foros, grupos de Whatsapp y canales de Telegram.

Otra acción que me ha entregado buenos resultados es la promoción del boletín en encuentro virtuales como talleres: siempre hay una diapositiva con la URL del boletín yun código QR para que quienes estén interesados lo revisen (y se suscriban).

Para la inscripción de los tallercitos gratuitos de Sala de herramientas siempre incluyo un imán (lead magnet): pregunto si están suscritos al boletín y si quieren recibirlo. Cuando hice el tallercito de Pitch en junio de 2021, sumé 23 suscriptores.

Otras ideas que quiero explorar: el potencial de Reddit para recomendaciones y los directorios de boletines (la mayoría está en inglés).

Comencé este artículo con esa imagen de títulos llamativos que anuncian la llegada de los mil suscriptores de un boletín como si fuera algo fácil o rápido.

No lo es.

Sumar suscriptores es un trabajo lento, tedioso, insatisfactorio. A ratos dan ganas de tirar la toalla y mandar todo a la cresta.

Pero si miro el largo plazo, estos 18 primeros meses de Sala de herramientas son un grano de arena en el universo. Los mil o dos mis suscriptores no son el objetivo.

Lo que me importa es el sistema con el que aporto valor. Y la consolidación de ese sistema recién comienza. Seguiré aprendiendo y espero seguir compartiendo mis aprendizajes.

Sé que a otras personas les servirá.

Estos 18 meses en un gif.

Conversemos: estoy en TwitterInstagram y Linkedin.

Trabajemos juntos: ofrezco consultoría y talleres.

También escribo Hipergrafía, un boletín quincenal de libros.

Un comentario en “Así conseguí los primeros dos mil suscriptores de mi boletín Sala de herramientas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: