Tallercito de Nearpod


🔔 Actualización 17 mayo 2021

Este tallercito ahora es gratuito. Ingresa tus datos en este formulario para asistir.


Una demostración ultra rápida de Nearpod.

Descripción y objetivos

En este tallercito de 90 minutos de duración aprenderás a utilizar Nearpod, una herramienta que permite crear actividades interactivas en una presentación. Al finalizar la actividad serás capaz de producir una presentación interactiva desde cero, integrar diapositivas ya existentes y compartir el resultado con estudiantes o asistentes a una videollamada.


El instructor: Patricio Contreras

Soy periodista y hace una década que imparto docencia universitaria en cursos de narrativas digitales y periodismo emprendedor. Publico dos boletines: Hipergrafía, sobre libros, y Sala de herramientas, una iniciativa de apoyo a la docencia universitaria que consiste de un mini boletín semanal y un canal de tutoriales de Youtube.


Cómo y cuándo

El tallercito se realizará el lunes 24 de mayo, a las 19 horas de Chile. La plataforma que utilizaremos es Zoom. El mismo día del tallercito te compartiré un enlace con una contraseña y podrás acceder. El tallercito es en vivo y no se graba.


Cuánto

Por el tallercito pido una adhesión de $7.000 (10 dólares). Te dejo tres alternativas de pago:

Una vez que hayas transferido, avísame en mi correo: patricio.f.contreras[at]gmail.com.

El balance 2020 de Sala de herramientas

Sala de herramientas nació por la pandemia. En marzo de 2020 hice un modesto tutorial sobre cómo grabar la pantalla de tu computador usando la herramienta Loom. En ese momento no sabía el impacto que tendría.

En seis semanas ese video tuvo cuatro mil reproducciones (¡hoy tiene casi sesenta mil!) y fue un llamado de atención: había una necesidad no cubierta por apoyar a profesores que se estaban enfrentando a la educación remota de emergencia.

A fines de abril decidí complementar ese incipiente canal de Youtube con un mini boletín semanal en Substack donde pude incorporar lecturas, ideas y reflexiones sobre el turbulento proceso que muchos profes estaban —están— viviendo alrededor del mundo.

Esta experiencia ha sido una montaña rusa. Durante el 2020 dicté cinco cursos virtuales a más de 150 estudiantes en dos universidades de Chile. En paralelo a mi propio ajuste a esta nueva modalidad fui leyendo, estudiando y aprendiendo para entender cómo ofrecer una mejor experiencia de enseñanza y aprendizaje para mis estudiantes.

Esa curva de aprendizaje está reflejada en los tutoriales de Youtube, en el boletín de Substack y en la base de datos —abierta y gratuita— que incluye todos los recursos que he creado y con los que me he topado.

Este balance cumple un doble propósito. Primero, quiero dejar un registro del crecimiento del proyecto Sala de herramientas. Y segundo, agradecer a quienes se han suscrito, leído y compartido el boletín y el canal de Youtube.

A ustedes quiero pedirles un favor enorme: corran la voz. Sé que hay más profesores ahí afuera que están buscando recursos para hacer sus clases virtuales. Este proyecto está pensado para esas personas.


Este es el primer balance de un proyecto que tiene menos de 10 meses de vida. Espero que sea el primero de muchos.

Algunos de los hitos 2020 del boletín en Substack:

* Entre el 30 de abril y el 30 de diciembre envié 36 ediciones, sin interrupciones.

* En total compartí más de 140 recursos, disponibles en la base de datos.

* Al 4 de enero de 2021 el boletín tiene 710 suscriptores.

* En total, las 36 ediciones tuvieron 17.067 vistas, de las cuales 12.971 (76 %) son aperturas en correo electrónico.

* La tasa de apertura promedio fue de 44,1 %.

* La tasa de click promedio fue de 26,9 %.

* El encabezado del envío más visto (1.560) fue «Mis estudiantes no prenden la cámara».


Algunos de los hitos 2020 del canal de Youtube:

* Entre marzo y diciembre publiqué 52 tutoriales.

* La duración promedio de los tutoriales es de 304 segundos: unos cinco minutos.

* Durante el año el canal tuvo 119.311 visualizaciones, más de 4.600 horas de reproducción.

* El 1 de diciembre de 2020 el canal fue aceptado por Youtube para participar de su programa de monetización.

* Al 4 de enero de 2021 el canal ya tiene 1.320 suscriptores.

* El video con más reproducciones (58.656) es el tutorial para aprender a grabar pantalla con Loom.

* Respondí más de 130 (¡ufff!) comentarios y preguntas.

Todo lo que necesitas saber para hacer un boletín en Substack

por Patricio Contreras

Diariamente se envían casi 300 mil millones de correos electrónicos en el mundo, y tú puedes empezar a escribir el tuyo usando Substack, una plataforma gratuita e ideal para empezar a escribir un boletín.

El email es una reliquia de internet que hoy está viviendo su época dorada, en parte gracias al crecimiento de la oferta de boletines personalizados y atractivos.


Qué es Substack

Substack fue fundada el año 2018 por Chris Best, Hamish McKenzie y Jairaj Sethi. Sus fundadores lanzaron esta plataforma pensando en escritores que desean tener una comunicación directa con su audiencia.

Esta plataforma simplifica el proceso para crear, distribuir y monetizar un boletín. Uno de sus atributos es que permite a los autores cobrar suscripciones mensuales para financiar sus newsletters.

Y este modelo ha funcionado: en septiembre de 2020 más de 250 mil personas ya estaban pagando suscripciones a boletines a Substack.

Además, muchos periodistas en Estados Unidos están migrando de los medios de comunicación tradicionales para lanzar sus propios proyectos en Substack. 

Uno de los casos más conocidos es el de Casey Newton, un periodista que cubría Silicon Valley para el medio especializado The Verge y que llevó su boletín “The Intercept” a Substack.

Pero, ¿en qué se diferencia esta plataforma de las ya existentes?


Substack vs. Mailchimp

Mailchimp es una de las plataformas más utilizadas en el mundo para hacer envíos masivos de correos, utilizando segmentación de audiencia y testeos de mensajes.

Sin duda es una de las mejores opciones para hacer lo que se conoce como “e-mail marketing” o mercadeo a través de correo electrónico.

Pero Mailchimp puede ser una alternativa compleja para quienes quieren concentrarse en la escritura y no preocuparse en medir y sobreanalizar a su audiencia.

Más que una plataforma para hacer marketing, Substack es un espacio para escribir boletines y generar conversaciones entre los autores y sus lectores.

Si estás buscando un espacio simple para compartir ideas, Substack puede ser tu opción.


Cómo crear un boletín en Substack

Substack es una plataforma muy sencilla. En menos de cinco minutos podrás crear una cuenta y empezar a publicar. Para eso, sigue estos cuatro pasos.

1. Crear una cuenta en Substack

Lo primero es ir a www.substack.com y hacer click en “Sign in”. Ingresa tu nombre, una cuenta de correo y dale un título a tu boletín. Después haz click en “Create”.

2. Cuéntale al mundo que tienes un boletín

Para que tu boletín tenga alcance necesita suscriptores. Copia la URL de tu boletín y compártela con tus redes. La dirección será algo como “xxxxxxxx[.]substack[.]com”.

3. Empieza a escribir tu boletín

En el dashboard de Substack haz click en “New post” para empezar a redactar tu primer boletín. Además de escribir texto, puedes incluir contenido multimedia como imágenes, gifs, videos y audios

Cuando estés listo presiona el botón “Publish” y listo. Si quieres programar un envío haz clic en “Schedule” y define un día y hora.

4. Las métricas de Substack

Ahora que enviaste tu primer boletín podrás conocer algo más sobre su impacto. En el dashboard de Substack podrás ver: 

  • Cuántas personas recibieron tu boletín
  • La tasa de apertura (el porcentaje que abrió el correo) 
  • La tasa de clicks (el porcentaje que hizo click en un enlace)
  • Las aperturas totales

Con esta información podrás medir el rendimiento de tus envíos y detectar si el grado de cercanía con tus lectores se mantiene en el tiempo o requiere de más trabajo.

5. Cómo monetizar tu boletín en Substack

Para activar las suscripciones y hacer cobros mensuales a tus suscriptores necesitas tener una cuenta de Stripe para canalizar las transacciones a tu cuenta bancaria.

Actualmente Stripe está disponible en España y México, pero se espera que otros países latinoamericanos cuenten con este servicio pronto.


Escribir boletines que la gente quiera leer

Substack simplifica la creación y distribución de boletines para que te concentres en escribir y comunicarte con tus lectores.

Estas son algunas recomendaciones para tener un boletín atractivo:

  • Redacta un mensaje de bienvenida para tus nuevos suscriptores. En Substack debes ir a “Settings” y editar el mensaje de “Thank you for subscribing”. 
  • Establece una frecuencia de publicación. ¡Y cúmplela! Recuerda que en esta plataforma puedes programar tus envíos.
  • Desarrolla una voz y un tono que conecte con tus lectores. Escribir un boletín es escribir una carta electrónica. No te olvides que estás comunicando.
  • Incluye llamados a la acción para movilizar a tu comunidad y responde los mensajes que te envíen tus lectores.
  • Y lo más importante: ¡no incluyas faltas de ortografía!

Para más información puedes consultar el blog de Substack, donde entrevistan a autores que han logrado posicionar sus boletines para que compartan sus aprendizajes.

También puedes revisar los tutoriales de Substack que he publicado previamente.

Los premios de periodismo pueden ser una energía transformadora (si se adaptan)

Hace algunos años leí un texto de Jack Shafer, columnista de Politico, en el que barría el piso con el premio Pulitzer.

Decía: «Todos los premios de periodismo son arbitrarios y se engrandecen a sí mismos, producto del pensamiento insular y la lógica administrativa. Pero solo los ganadores del Pulitzer esperan que el mundo se doblegue ante el prestigio del premio y piensen que poseer uno los indemniza contra las críticas. Otros creen que debería incorporarse a su nombre como un título de caballero o un doctorado».

Un año antes, Raju Narisetti se preguntó lo siguiente: «Los Pulitzer causan revuelo en las redacciones un lunes al año. ¿Podrían estructurarse para promover el valor del buen periodismo los otros 364 días del año?».

Recordé ambos artículos —el de Shafer, lapidario; el de Narisetti, algo más constructivo— al leer esta reflexión de Laura Zommer, directora de Chequeado, la iniciativa argentina que ha sido pionera en el rubro de la verificación de discurso.

«El movimiento de fact checking en América Latina debe mucho al Premio Gabo«, escribe Zommer. El 2013 Chequeado quedó finalista de la categoría innovación y eso lo cambió todo. «La distinción —continuaba Zommer— nos confirmó que valía la pena no repetir modelos y apuntar a hacer las cosas de otro modo: ser transparente siempre, experimentar y colaborar se volvieron nuestros mantras».

Históricamente los premios de periodismo han operado como certificadores de trayectorias y vitrinas de eso que llamamos el buen periodismo. Pero desde que el Premio Gabo comenzó a premiar la «innovación», algo cambió y se empezó a reconocer otras formas de lo que significa hacer periodismo y ser periodista.

Hoy el periodismo se enfrenta a encrucijadas que van más allá del producto final que hacemos. Las crisis —no creo estar diciendo nada nuevo— son diversas: de confianza, de tecnología, de modelo de negocio, de distribución, de verificación.

¿Reflejan estos premios los desafíos del periodismo?

Sí, reflejan uno de los principales: el de narrar la realidad y ayudar a entender el mundo cumpliendo elevados estándares éticos y técnicos.

Pero los premios pueden y deben ir más allá para atender los nuevos perfiles profesionales y los cambios de paradigma que están enfrentando tanto medios —cada vez prefiero hablar más de iniciativas— como periodistas.

Por eso, y aunque nadie lo pidió, ofrezco algunas ideas para repensar los premios de periodismo y su contribución al crecimiento y mejoramiento de la profesión. Son categorías sin jerarquía ni prioridad. Para algunas tengo ejemplos; para otras, sólo una expectativa.

Acá vamos.

Premio a la colaboración radical. Se reconocerá a las iniciativas periodísticas que propicien alianzas sostenidas en el tiempo para la elaboración de investigaciones nacionales, con medios locales, o transnacionales. Ejemplo: Ojo Público (Perú) y sus múltiples proyectos, como «Memoria robada».

Premio a la transparencia editorial y financiera. Se reconocerá a las iniciativas periodísticas que exhiban estándares elevados de transparencia para comunicar sus decisiones editoriales y el manejo financiero de sus operaciones. Ejemplo: eldiario.es (España) y sus cuentas anuales.

Premio a la transferencia de conocimiento. Se reconocerá a las iniciativas periodísticas y a periodistas en particular que promuevan el intercambio de conocimiento de manera sistematizada y con mediciones de impacto y rendimiento. Ejemplo: El Surtidor (Paraguay) y «Latinográficas», su programa para impulsar el periodismo audiovisual en Latinoamérica.

Premio al periodismo sin algoritmos. Se reconocerá a las iniciativas periodísticas que hayan desarrollado vínculos para conectar con las comunidades al margen de las grandes plataformas de distribución, tanto de manera virtual como presencial. Ejemplo: El Bus TV (Venezuela), Radio Ambulante y sus clubes de escucha.

Premio a la diversidad de fuentes. Se reconocerá a las iniciativas periodísticas y a periodistas que hayan ampliado su abanico de fuentes recurrentes, utilizando todas las vías posibles de comunicación para descentralizar y diversificar las voces que participan en sus coberturas.

Mi yo optimista cree estas categorías —y muchas más— podrían impulsar una mejora en los estándares operacionales del periodismo.

Mi yo pesimista cree que en algunos países o regiones algunas de estas categorías podrían quedar desiertas, pero dejarían una semilla de inquietud: la inquietud por hacer las cosas mejor.

Independiente de mis cavilaciones cerebrales, los premios de periodismo deben observar las transformaciones que el ADN del oficio está experimentando. Hoy los perfiles profesionales no solo se remiten a la producción narrativa o investigativa; en las salas de redacción hay una multiplicidad de nuevas funciones que merecen ser atendidas: editores de comunidad y crecimiento, equipos de periodismo de datos, unidades de boletines, laboratorios de innovación, etc.

Premiar eso, como pasó con Chequeado, puede allanar el camino hacia un periodismo —un ecosistema periodístico— financieramente más sano, organizacionalmente más responsable y crecientemente en conexión y servicio con las comunidades.

Si se lo proponen, los premios de periodismo pueden ser una energía transformadora.

Cómo agregar citas y bibliografía en Google Docs | Septiembre 2020

En este tutorial paso a paso explico cómo usar la nueva función de citas en documentos de Google. Puedes elegir entre formato MLA, APA y Chicago.

En mi canal de Youtube subo tutoriales todas las semanas. Suscríbete.

En mi mini boletín Sala de herramientas comparto ideas, recursos y tutoriales para profesores de periodismo en cuarentena. Sale todos los viernes.

Si quieres apoyar mi trabajo me puedes comprar un café (o una ) o dejarme un regalito en mi cuenta de PayPal. Si estás en Chile puedes donar desde $1.000 en mi cuenta de Reveniu. ¡Todo aporte es bienvenido!

Estoy en Twitter | Instagram | Linkedin