Las anécdotas desconocidas de la «prehistoria» del Festival de Viña

El 21 de febrero de 1960, hace justo 50 años, se inauguró la primera versión del evento. Cada asistente llevaba su propia silla. Los árboles apenas permitían ver el escenario, que era un entablado cubierto de cholguán. Los artistas no cobraban, tampoco el animador. Hace medio siglo no había gaviota y no se hablaba deSigue leyendo «Las anécdotas desconocidas de la «prehistoria» del Festival de Viña»