José Toribio Medina (1852-1930)*

Domingo Amunátegui Solar lo definió como un “cíclope de las letras” y uno de los investigadores más fecundos de Chile. A los 22 años fue designado en un cargo en Lima, donde tuvo contacto con documentos heredados de la administración colonial. Eso incentivó su interés archivístico. Fue modesto y sencillo, no tuvo grandes cargos políticos y se declaró incompetente para el oficio de profesor. Prefirió la soledad y silencio de los documentos escritos y obró siempre por la unión de los países latinoamericanos.

Su legado a Chile. Legó a la Biblioteca Nacional más de 8 mil archivos sobre el periodo colonial americano, hoy reunidos en una sala con su nombre.

{*Publicado en “Cultura”, El Mercurio}

Categorías:HistoriaEtiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s